Vals (01)

El momento de abrir el baile puede ser el punto álgido de la boda. Pero también puede ser un fiasco. Vamos, admitámoslo: no estamos preparados para bailar un estilo que estuvo de moda el en siglo XVI delante de todos nuestros invitados. Pero no todo está perdido; si el vals nos parece complicado, por qué no nos arriesganos con unos pasos del bueno (y no tan viejo) rock’n’roll? O con un cha-cha-cha? O directamente una exótica coreografía árabe?

Vals (02)

Vals (03)

Sea cual fuere el estilo musical elegido, una cosa es cierta: para que el primer baile sea un éxito, la pareja tiene que estar entregada. No tanto a la música, pero uno al otro. Porque estas cosas se notan. A nosotros, invitados y fotógrafos, nos gusta ver que los dos disfrutan de este momento y por escasos dos minutos flotan en medio del salón – sin importarse si los pasos son los más acertados o sus movimientos cuadran con el compás de la música. Con que os miréis a los ojos, chicos,  ya es más que suficiente.

Vals (04)

Vals (05)

Por eso, si aceptáis un consejo de quien se casa 30 veces al año, aquí lo dejo caer: no os preocupéis tanto con la coreografía, concentraros uno en el otro. Además, un secreto os puedo contar. Aunque seáis malos bailarines, en las fotos vais a quedar estupendos. Esto os lo prometo.

Vals (06)

Vals (07)

Por cierto, una de las parejas que se casa con Bossanova Weddings el año que viene necesita clases de baile. ¿Alguna sugerencia? Os veo en los comentarios.

¡Hasta la próxima!

Share →

Leave a Reply